La capacidad para graficar en el programa de pregrado en psicología

Florence Nightingale y la creación de una bella presentación de datos

Traducción de: Alejandro Franco (APS Member, Northern Catholic University)
Correo: alejandro.franco.j@gmail.com
La experta en estadística más entusiasta entre sus pares activos del siglo XIX fue Florence Nightingale (Porter, 1986, p.67), la primera mujer admitida como colaboradora de la Sociedad Real Estadística de Inglaterra. Su legado popular, claro está, es como leyenda de la enfermería. Cuando la guerra de Crimea se desató, Nightingale dirigió toda la operación de enfermería en el frente de guerra del ejército británico. Su leyenda comenzó a crecer cuando instituyó prácticas de higiene básica, tales como cambiar las sábanas de las camas cada vez que ingresaban nuevos pacientes en el hospital. Ella documentó todos los cambios que hacía, de tal forma que podía identificar qué funcionaba y tenía éxito para reducir dramáticamente la tasa de mortalidad (Goldie, 1977). La respuesta de Florence Nightingale a la resistencia burocrática fueron las estadísticas, algunas veces acompañadas por un sarcasmo punzante (Gill, 2005). Su respuesta comenzó con una simple innovación: mantuvo registros sistemáticos de lo que ocurría a los pacientes (algunas veces comparamos a Florence Nightingale con el conde Contar de Plaza Sésamo, quien contaba obsesivamente cada variable que encontraba). El simple acto de utilizar la estadística descriptiva para catalogar la vida diaria en el hospital tuvo consecuencias enormes y se le ha dado el crédito por ser alguien que salvó al ejército británico durante la guerra de Crimea. ¿Qué podemos aprender del uso de la estadística y los gráficos de Florence Nightingale? Capacidad para realizar gráficos: Aprendiendo las herramientas de la construcción de gráficos En años recientes, un número de competencias han sido destacadas en la academia: redacción, comunicación oral, e incluso habilidades lógico-matemáticas se han integrado en el currículo universitario, incluyendo el de psicología. Pero hasta el momento, la capacidad para graficar ha sido ignorada como una competencia primordial. Desafortunadamente, la realización de gráficos es con frecuencia percibida como tediosa, sin importancia, o una tarea que se aprende muy fácil. Aún así, la historia de Florence Nightingale es sólo una de muchas que demuestran la iluminación que un bello gráfico puede aportar en un tema dado. Para lograr altos niveles de claridad, el primer paso es enfatizar al estudiante la importancia de seguir las reglas para crear un gráfico -sólo entonces los estudiantes aprenderán a realizarlos con estilo y propósito. Las convenciones en la construcción de gráficos han evolucionado con precisión, de tal forma que otros puedan fácilmente "leer" la historia que el gráfico cuenta sin tener que referirse a un texto que lo acompañe. Dentro del pregrado en psicología, la estadística y los métodos de investigación son cursos ideales en los cuales es posible incorporar una instrucción detallada sobre las convenciones para la creación de gráficos, pero una rápida lista de lineamientos puede cubrirse en casi cualquier curso de psicología. De hecho, estamos convencidos de que la necesidad de una capacidad para elaborar gráficos representa una habilidad crítica que se extiende a través de las disciplinas y es un desarrollo natural de los avances en computación, arte, y las ciencias. La primera vez que un gráfico aparezca dentro del currículo de un curso -en el texto, un artículo de revista, o una presentación de un estudiante- distribuya esta lista de chequeo simple de siete ítems y solicite a los estudiantes que evalúen el gráfico.
  • ¿Existe un título claro y específico?
    • ¿Ambos ejes tienen etiquetas que identifican las variables? ¿Las etiquetas se leen de izquierda a derecha -incluso la que está en el ‘eje Y’? ¿De ser posible, el autor del gráfico evitó una lista de etiquetas con las variables en un marco separado del gráfico?
    • ¿Son los términos del gráfico los mismos que son utilizados en el texto que acompaña al gráfico? ¿Se han eliminado todas las abreviaciones?
    • ¿Están incluidas las unidades de medida en el título o las etiquetas de los datos?
      • ¿Los valores en los ejes descienden hasta cero o tienen marcas de corte (doble barra) para indicar que no van hasta cero?
      • ¿Los colores (preferiblemente tonalidades de gris) se utilizan de una forma clara y simple?
      • ¿Se han eliminado los cachivaches de la tabla –vibraciones Moiré, rejillas, y signos?
El último ítem advierte evitar los "cachivaches de los gráficos", término acuñado por Edward Tufte (2001) que incluye cualquier característica extraña en el gráfico. Las vibraciones Moiré se refieren a cualquiera de los patrones que los computadores proveen como opciones para llenar las barras; manténgase del lado de los colores sólidos y apagados. Las rejillas se refieren a los patrones del fondo, casi como en cualquier papel para graficar, en el cual las representaciones de los datos, tales como las barras, están superpuestas; estas nunca deberían aparecer en una versión final de un gráfico. Los signos son características de los datos que han sido utilizados para ser algo más que simples datos -por ejemplo, los signos de dólares superpuestos por encima de las barras que representan los ingresos; evítelos. Al igual que aprender a escribir claramente, aprender a construir gráficos también requiere que los creadores piensen claramente y que reexaminen lo que realmente pretenden comunicar. Si incluye las actividades relacionadas con los gráficos en clase enseñará a los estudiantes a ser más automáticos en la revisión crítica de las presentaciones visuales que encontrarán en sus vidas diarias. A continuación presentaremos tres actividades efectivas en este artículo. Actividad 1: Utilizando cualquier gráfico que examinado durante la clase, revise la lista de chequeo de los siete ítems descrita más arriba. Luego de un breve repaso de estos ítems, pida a los estudiantes que parafraseen la historia que el gráfico está contando. Haga que los estudiantes trabajen en parejas, y miren solamente el gráfico y su título -no a los materiales escritos que podrían acompañar los gráficos- y escriban una frase o dos que capture el mensaje del gráfico en sus propias palabras. Esta tarea debería ser fácil con un gráfico bien construido. Si es difícil, pregunte a los estudiantes cómo el creador del gráfico podría haber alterado el despliegue visual para reducir la ambigüedad y comunicarse más efectivamente. Pregunte qué habría hecho Florence Nightingale. La construcción creativa de gráficos en Florence Nightingale: innovación persuasiva y herramienta que salva vidas El cuidadoso almacenamiento de registros de Nightingale no cumplió su misión por sí solo. Ella necesitaba una gráfica para contar la historia. Inventó un diagrama de "área polar", conocido popularmente como "Combo Cox”, llamado así puesto que se parece a la silueta de la cabeza de un gallo. Una recreación de este gráfico circular se muestra en la figura 1, e incluye las causas de muerte, número de muertes, y meses del año. Este gráfico contó su historia de manera más clara y elocuente que lo que alguna vez hubiera podido hacerlo la estadística descriptiva. Nightingale utilizó la innovación para crear un gráfico poderoso. Y tal vez aún más importante, fue activa en sus elecciones sobre cómo presentar su historia. Con demasiada frecuencia, los diseñadores de gráficos son pasivos y aceptan las posibilidades que se les ofrecen. Cuando se crean gráficos con software, debemos recordar que los diseñadores del software toman cierto número de decisiones por nosotros. Por ejemplo, una falla común es incluir una etiqueta vertical en el ‘eje de la Y’, lo cual obliga al consumidor del gráfico a voltear su cabeza para poder leer la etiqueta. Sin embargo, con la mayoría de programas de computación, podemos hacer clic en la etiqueta para elegir la orientación horizontal. Para contar bien nuestras historias, debemos asegurar el control sobre el guión. Actividad 2: Proporcione datos a sus estudiantes y permítales que utilicen software (por ejemplo, Excel, SPSS) para crear un gráfico, aceptando pasivamente las opciones por defecto del desarrollador de software. Usted puede utilizar datos de archivos (por ejemplo, el promedio del número de temporadas que ganaron los Medias Rojas y los Yanquis en los últimos 10 años) o datos generados por los mismos estudiantes (por ejemplo, el promedio de los puntajes para mujeres y hombres en los resultados de una prueba como cualquiera de las que se encuentran en outofservice.com).  Luego permita que los estudiantes evalúen críticamente el gráfico utilizando la lista de chequeo de los siete ítems. Seguidamente permita que los estudiantes "jueguen" con el gráfico, cambiando las opciones por defecto para hacer que el gráfico cumpla con estos criterios. Pida a los estudiantes que intercambien los gráficos y evalúen críticamente los mejorados de acuerdo con los criterios. Aprovechando el poder de los gráficos para contar historias: ¿engañando o clarificando? Usted y sus estudiantes probablemente encontrarán gráficos en su curso, ya sea en el texto guía o en una presentación de los estudiantes. Sin embargo, usted puede introducir gráficos particularmente buenos o malos para ilustrar los temas psicológicos en cualquier curso. Aquí encontramos dos poderosas formas para visualizar datos, seguidas por un gráfico engañoso.

Figura 1: El gráfico de área polar de Florence Nightingale (con frecuencia también llamado el Combo Cox) ilustra "las causas de la mortalidad en el ejército en el Este" en los años 1854 -55. Las doce secciones representan los meses del año. El tamaño de la sección que representa cada mes indica el número de personas que murieron en ese mes en particular. Los colores corresponden a las diferentes causas de muerte (esta adaptación del gráfico de Nightingale es cortesía de los editores Worth).

Figura 2.  Algunos gráficos permiten a los terapeutas comparar la tasa actual de mejora de un cliente en la terapia en comparación con la tasa esperada dadas las características del cliente (adaptado de Lueger et al., 2001; cortesía de editores Worth).

Figura 3.  Chevrolet luce superior con relación a la competencia en términos de años en la carretera, ¡pero sólo hasta que usted mira el eje de la Y que comienza en el 95%! Según esta medida, todas las marcas tienen un buen desempeño.

Primero, la psicoterapia se aborda típicamente en varios cursos, incluyendo Introducción a la Psicología, Psicopatología, Psicoterapia, y cursos de Evaluación Psicológica. Los investigadores en psicología clínica han desarrollado técnicas para gráficos que ayudan a los terapeutas a predecir cuándo el proceso de terapia parece estar llevando a un resultado pobre al delinear una tasa esperada de recuperación para un cliente específico, basándose en las características del cliente y sus síntomas (Howard et al., 1996).  Una representación de tal gráfico se muestra en la figura 2 (Lueger et al, 2001). Basado en sus características y síntomas, esta paciente se espera que muestre una mejoría rápida inicial, seguida por una mejora más gradual pero constante. Su curso actual de terapia, sin embargo, es una caída rápida, seguida por una meseta y luego una rápida mejora. Este gráfico permite a un terapeuta determinar de qué manera la tasa actual de mejora se compara con la que se esperaría para otros individuos con características similares. Si la terapia progresa más lentamente de lo esperado, entonces tanto el cliente como su terapeuta podrían decidir las acciones a seguir debido a la discrepancia en el gráfico. Este gráfico claramente demuestra que luego de su caída aguda inicial, la cliente parece haber progresado hacia la respuesta esperada de tratamiento para alguien como ella. Terapeuta y cliente deben utilizar este gráfico para comparar el progreso con relación a lo que se espera e iniciar discusiones importantes dentro de la terapia. Un segundo uso de visualización de datos integra la psicología y la geografía debido a que los Sistemas de Información Geográfica (GIS) nos permiten estratificar los conjuntos de datos ecológicos por encima de los mapas. El mapeo de la activación, por ejemplo, nos permite comparar visualmente las "superficies del miedo" con relación a los peligros percibidos vs. los reales en un parque, vecindario, o campus. También podemos retratar vívidamente la epidemiología de todo lo que podamos medir y localizar en un mapa, como las tasas de depresión relativas con relación a las características geográficas. Los GIS pueden incluso proveer realimentación acústica a las personas invidentes acerca de su entorno espacial, una innovación desarrollada en el campus de la Universidad de California en Santa Bárbara con significación tanto teórica como práctica, incluyendo la forma en que interpretamos varias características de la construcción de gráficos (ver Gollledge, 2002; Goodchild, 2000; Goodchild, 2006; Heth & Cornell, 2007; Hirtle, 1998; Montello, 2002).  La APA ofrece un taller de entrenamiento avanzado acerca de la manera en que los Sistemas de Información Geográficos pueden aplicarse en las ciencias del comportamiento. En conjunto con los gráficos poderosos, los gráficos que inducen a error se convierten en grandes herramientas de enseñanza e inmediatamente afinan la capacidad de los estudiantes para pensar críticamente. Por ejemplo, los gráficos diseñados para persuadir (un tema con frecuencia enseñado en Introducción a la Psicología, Psicología Social, o Psicología Organizacional) son con frecuencia como la publicidad de la figura 3, que declara que (más del 98% de todos las camionetas Chevy vendidas en los últimos 10 años todavía están en la carretera". Antes de que salga corriendo a comprar una camioneta Chevy, valdría la pena chequear el eje Y, el cual comienza en 95%. Una diferencia trivial parece ser bastante dramática, incluso si el 95% de todas estas marcas de camionetas todavía están en la carretera 10 años después de fabricadas. Usted puede construir una fila de gráficos a partir de su lectura personal diaria e introducirla en sus cursos, y luego pedir a los estudiantes que utilicen la lista de chequeo para rediseñar el gráfico. O simplemente pregúnteles qué pensaría Florence Nightingale sobre este gráfico en particular. Herramientas persuasivas Actividad 3: Luego de introducir gráficos propios horribles o maravillosos, los estudiantes con frecuencia comenzarán a aportar los gráficos que encuentran. Estimule este comportamiento recompensando a los estudiantes con un crédito extra por traer un gráfico particularmente malo o bueno, en conjunto con sus comentarios críticos, utilizando la lista de chequeo de siete ítems e incluyendo un breve resumen del mensaje del gráfico. Si el tiempo lo permite, haga que los estudiantes presenten sus gráficos durante la clase. Alternativamente, establezca un sitio web (por ejemplo, en blackboard.com o en otra herramienta de gestión de cursos) para publicar los gráficos y las críticas de los estudiantes. La misión de Florence Nightingale: utilizando los gráficos estadísticos en su servicio a los demás El gráfico de Florence Nightingale fue una herramienta poderosamente persuasiva. Tal vez fue su conocimiento de las relaciones públicas lo que la inspiró a utilizar el color rojo para representar las muertes debido a las heridas, el azul para representar las muertes debidas a causas prevenibles, y el negro para representar las muertes debidas a otras causas. El retrato visual de todo el azul en comparación con el poco rojo, incluso en tiempos de guerra, forzó al gobierno británico a una amplia variedad de reformas a la salud. ¡Muchas más personas estaban muriendo debido a causas prevenibles que las que morían en la batalla! Fue un gráfico brillante y salvador de vidas que fue creado de su pasión por permitir que los datos hablaran. Tal vez la "vocación" de Florence le brindó tal fortaleza de carácter, o tal vez aprendió algo vital de las frustraciones de su juventud. Su respuesta ante la frustración y la resistencia burocrática no fue una emoción perdida… ¡sino unas estadísticas apasionadas! La historia se ha vuelto cada vez más precisa y más amable con Florence Nightingale, una mujer pionera que fue reconocida entonces, y cada vez más hoy, como la "estadística apasionada" (Cook, 1913).

Referencias

Cook, E. T. (1913). The life of Florence Nightingale. London: Macmillan. Gill, G. (2005). Nightingales: The extraordinary upbringing and curious life of Miss Florence Nightingale. New York: Random House. Goldie, S.M., (1997). Florence Nightingale: Letters from the Crimea. New York: St. Martin’s Press. Golledge, R.G. (2002). The open door of GIS: In R.B. Bechtel & A. Churchman (Eds.), Handbook of environmental psychology (pp. 244-255). New York: John Wiley & Sons. Goodchild, M.F. (2000). Communicating geographic information in a digital age. Annals of the Association of American Geographers, 90, 344-355. Goodchild, M.F. (2006). The fourth R? Rethinking GIS education, Retrieved from http://www.esri.com/news/arcnews/fall06articles/the-fourth-r.html. Heth, C.D., & Cornell, E.H. (2007). A geographic information system for managing search for lost persons. In G. L. Allen (Ed.), Applied spatial cognition: From research to cognitive technology (pp. 267-284). Hillsdale, NJ: Lawrence Erlbaum. Hirtle, S. (1998). The cognitive atlas: Using GIS as a metaphor for memory. In M. Egenhofer & R. Golledge (Eds.), Spatial and temporal reasoning in geographic information systems (pp. 267-276). New York: Oxford University Press. Howard, K I., Moras, K., Brill, P.L., Martinovich, Z., & Lutz, W. (1996). Efficacy, effectiveness, and patient progress. American Psychologist, 51, 1059-1064. Lueger, R.J., Howard, K.I., Martinovich, Z., Lutz, W., Anderson, E.E., & Grisson, G. (2001). Assessing treatment progress of individual patients using expected treatment response models. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 69, 150-158. Montello, D.R. (2002). Cognitive map-design research in the twentieth century: Theoretical and empirical approaches. Cartography and Geographic Information Science, 29, 283-304. Porter, T.M. (1986). The rise of statistical thinking: 1820-1900. Princeton, NJ: Princeton University Press. Tufte, E.R. (2001). The Visual display of quantitative information (2nd ed.). Chesire, CT: Graphics Press. Sobre los autores: Susan Nolan es profesora asociada y directiva del Departamento de Psicología en la Universidad de Seton Hall.  Recibió su Doctorado en Psicología Clínica de la Universidad del Noroeste. Susan investiga los aspectos interpersonales de la enfermedad mental, y el rol del género en carreras científicas, tecnológicas, ingeniería, y matemáticas. Recientemente enseña un curso sobre la elaboración de gráficos en las ciencias sociales. Tom Heinzen es profesor de Psicología Social en la Universidad Estatal William Paterson de Nueva Jersey, y tiene un Doctorado en Psicología Social de la Universidad Estatal de Nueva York en Albany. Ha escrito de manera extensa sobre la psicología social de la creatividad. Sus intereses actuales incluyen crear nuevas formas para mostrar datos visuales, especialmente a través de los gráficos en movimiento. Susan y Tom son coautores del texto guía, Estadística para las Ciencias del Comportamiento (Editores Worth, 2008).

References and Further Reading:


Cook, E. T. (1913). The life of Florence Nightingale. London: Macmillan. Gill, G. (2005). Nightingales: The extraordinary upbringing and curious life of Miss Florence Nightingale. New York: Random House. Goldie, S.M., (1997). Florence Nightingale: Letters from the Crimea. New York: St. Martin’s Press. Golledge, R.G. (2002). The open door of GIS: In R.B. Bechtel & A. Churchman (Eds.), Handbook of environmental psychology (pp. 244-255). New York: John Wiley & Sons. Goodchild, M.F. (2000). Communicating geographic information in a digital age. Annals of the Association of American Geographers, 90, 344-355. Goodchild, M.F. (2006). The fourth R? Rethinking GIS education, Retrieved from http://www.esri.com/news/arcnews/fall06articles/the-fourth-r.html. Heth, C.D., & Cornell, E.H. (2007). A geographic information system for managing search for lost persons. In G. L. Allen (Ed.), Applied spatial cognition: From research to cognitive technology (pp. 267-284). Hillsdale, NJ: Lawrence Erlbaum. Hirtle, S. (1998). The cognitive atlas: Using GIS as a metaphor for memory. In M. Egenhofer & R. Golledge (Eds.), Spatial and temporal reasoning in geographic information systems (pp. 267-276). New York: Oxford University Press. Howard, K I., Moras, K., Brill, P.L., Martinovich, Z., & Lutz, W. (1996). Efficacy, effectiveness, and patient progress. American Psychologist, 51, 1059-1064. Lueger, R.J., Howard, K.I., Martinovich, Z., Lutz, W., Anderson, E.E., & Grisson, G. (2001). Assessing treatment progress of individual patients using expected treatment response models. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 69, 150-158. Montello, D.R. (2002). Cognitive map-design research in the twentieth century: Theoretical and empirical approaches. Cartography and Geographic Information Science, 29, 283-304. Porter, T.M. (1986). The rise of statistical thinking: 1820-1900. Princeton, NJ: Princeton University Press. Tufte, E.R. (2001). The Visual display of quantitative information (2nd ed.). Chesire, CT: Graphics Press.
Observer Vol.22, No.7 September, 2009

Leave a comment below and continue the conversation.

Comments

Leave a comment.

Comments go live after a short delay. Thank you for contributing.

(required)

(required)