Caminar, hacer figuras con las manos, alinear objetos, ayuda a solucionar problemas

El Sol de Mexico:

Reconozco que soy un autista que trascendió esa condición mediante la palabra, la escritura y, de haberme dedicado al dibujo y la pintura, igual habría superado esa condición.

Autista sí porque desde pequeño jugaba a solas, con decenas de clavos, todavía no tenía soldaditos de plomo, que extendía sobre el piso y formaba ejércitos enfrentándose en batallas. Alineaba los clavos: la fila de infantería, la caballería detrás y, a los lados, los batallones en forma de triángulo. Dos ejércitos. Y pronunciaba los diálogos y las órdenes de la batalla.

Un día descubrí un vendedor de soldaditos de plomo y fui comprándole decenas de ellos, poco a poco, hasta tener un ciento o más. Elegía los dos ejércitos. Unos a pie y otros a caballo y de dos colores: rojos y azules, y así dejé los clavos y jugaba con figuras de tres dimensiones. Los generales llevaban cascos con melena y la tropa sólo cascos.

A la fecha tengo más de mil soldaditos de plomo, y a muchos yo les he pintado todo. Mi colección no ha sido engrandecida y ya la conservo en vitrinas y la he ido, como mi vida, simplificándola.

Read the whole story: El Sol de Mexico

Leave a comment below and continue the conversation.

Comments

Leave a comment.

Comments go live after a short delay. Thank you for contributing.

(required)

(required)